Jardines/jardineros

El jardín de Antón Chejov en Mélijovo

Antón Chejov siempre se encargó de cuidar de su familia. Su abuelo había sido siervo y tuvo que trabajar duro para comprar su libertad en 1841. Su padre tenía un pequeño comercio de ultramarinos,  pero se arruinó. Desde muy joven Antón se ocupó de sus padres y hermanos, por ellos impartió clases particulares, escribió cuentos para revistas y estudió medicina. Para ellos compró La Cómoda,  la casa en la que vivieron en Moscú.

 

Cuando pudo, se encargó de la adquisición y reforma de una pequeña finca en Mélijovo, a unos  60 Km.  de la capital. Allí preparó un pabellón como estudio para escribir y contemplar los cerezos y manzanos. También se encargó personalmente del huerto y del jardín. Era el lugar ideal para recibir a sus amigos intelectuales y artistas, para viajar a Moscú, ir al teatro y encargarse de sus asuntos literarios. En Mélijovo vivió los mejores seis años de su vida.

 

Clara Usón crea en El viaje de las palabras, un personaje femenino que nos cuenta como Antón trabaja en el jardín de Mélijovo, escribía y se encargaba de su familia. Viajar en las palabras del relato de Clara Usón es una de las mejores maneras de conocer la multifacética personalidad del escritor. La guía que actualmente muestra a los turistas y admiradores del escritor la finca, afirma que de no haber sido escritor, Antón, hubiese sido jardinero. Mélijovo era su oasis en el desierto del mundo, el lugar donde se consagró como escritor de teatro y donde el jardín se convirtió en la fuente de inspiración para crear sus personajes.

 

Para Chejov, ética y estética estaban unidas. Amaba el paisaje ruso, los campos y los bosques. Le gustaba cuidar  su jardín de Mélijovo. Sus personajes más interesantes están vinculándolos a los árboles y a la tierra. En El tío Vania, Astrov, que parece el alter ego del escritor, es uno de los personajes principales, quizás el más positivo, es médico y está profundamente interesado por la reforestación, dice:

“Cada día hay menos bosques, los ríos se secan, la caza desaparece, el clima se ha deteriorado y la tierra se vuelve más pobre y más fea (…) cuando paso cerca de los bosques que he salvado de la tala o cuando oigo rumorear las hojas de un bosque joven plantado por mis manos, tengo conciencia de que el clima está también un poco en mi poder  y de que si el hombre llega a ser feliz allá, dentro de mil años, también habré contribuido un poco a ello…”

 

En Las tres hermanas, Natacha, la cuñada, se apropia de la casa familiar y los sueños de sus dueñas y proyecta talar los árboles, en último acto piensa satisfecha:

“De manera que mañana ya estaré sola aquí (suspira). Lo primero de todo mandaré talar esa avenida de abetos, y luego ese arce…resulta de lo más feo al anochecer…”

 

El Jardín de los cerezos termina con esta acotación:

“(Como si callera del cielo, se escucha un sonido lejano, trémulo y triste, parecido al de la cuerda de algún instrumento que se rompe. Y se hace el silencio, alterado tan solo por los  hachazos que alguien descarga, a lo lejos, contra los cerezos del huerto.) Telón”

 

Los personajes de este escritor son sensibles, tienen grandes ideales pero no son capaces de su realización, presentan un punto de vista escéptico pero lleno de belleza. Son como él, capaces de invertir todas sus fuerzas en mejorar una realidad  que se muestra inamovible. Antón Chejov no fue solo un gran escritor de relatos y de teatro. Tenía otra profesión, estudió medicina y como médico atendió a escritores pobres y a campesinos sin recursos. Costeó la puesta en marcha de escuelas rurales, bibliotecas y caminos. Viajó a la isla-presidio de Sajalín y escribió un ensayo (publicado por capítulos entre 1893 y 94 en una revista) sobre las condiciones de vida de su población, compuesta de presidiarios, confinados políticos y sus familias, evidenciando las penosas condiciones de vida de los niños y muchachas jóvenes lanzadas a la prostitución.

 

Antón Chejov fue un  filántropo que quería cambiar el mundo y vivió poco tiempo. En Mélijovo creó un jardín lleno de árboles y flores donde antes solo había abandono. Su enfermedad lo obligó a vender ese paraíso y trasladarse a Yalta (Crimea) donde el clima parecía más favorable, pero no se pudo recuperar. Murió de tuberculosis en la primavera de 1904, con 45 años, antes de que comenzaran los grandes cambios políticos y económicos que viviría  Rusia en el siglo XX.

 

Su vida fue como el jardín de Mélijovo, prolífica y generosa, llena de ilusiones pero triste, corta pero hermosa.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO