Jazzdín

La música de las caracolas

En  2019, en una entrevista en México, el país de su ancestros, Steve Turre afirmaba que hay dos tipos de música: la buena, que te hace sentir algo y disfrutar,  y la otra. De su trombón sale buena música, pero soplando su colección de caracolas de mar consigue llegar al alma de su público: “me gusta como suenan las caracolas. Tienen un sonido muy bonito y poderoso que se escucha a grandes distancias. Es un sonido fuerte, pero no lastima los oídos, no es áspero, es tranquilizante y relajante. Y son parte de mis raíces, no lo sabía cuando empecé a tocarlas, descubrirlo reforzó mis ganas de seguir haciéndolo”. Decía en la misma entrevista.

 

Steve Turre (1948) creció en la bahía de San Francisco escuchando jazz con sus padres, que aunque eran mexicanos, adoraban esta música. También  se dejó  seducir por el blues, el mariachi y la música latina. Comenzó muy pronto su formación musical. El violín fue su primer instrumento, pero pronto, a los 10 años, se pasó al trombón.

 

Como trombonista ha sabido aprovechar la evolución que experimentó el trombón a lo largo del siglo XX en el mundo del jazz. Se exploraron las posibilidades técnicas del instrumento para afrontar el empuje de la improvisación. Durante esos años, el trombón pasó de ser algo parecido al  contrabajo de la sección  de metales, a convertirse en solista capaz de competir o situarse en el mismo nivel que el saxofón, la trompeta y el clarinete. Turre tocó con J. J. Johnson, el gran artífice del nuevo lenguaje   del  trombón.

 

Ha grabado y actuado a lo largo de su carrera con la mayoría de las figuras del jazz contemporáneo y de otros géneros: Mongo Santamaría, Pete y Coke Escobedo, Tito Puente, Santana, Dizzi Gillespie, J. J. Jhnson, McCoy Tyner, Herbie Hancock, Dester Gordón, Art Blakey, Horace Silver y otros muchos.

 

Su descubrimiento de  las caracolas parte de su relación con Rolans Kirk que solía  tocar en sus conciertos una concha de la que extraía una nota. Steve descubrió que podía producir más notas si además de soplar utilizaba las manos para modificar la salida de aire del interior de la caracola y si aprovechaba las posibilidades de las conchas de distinto tamaño y forma para enriquecer la sonoridad.

 

En sus agrupaciones, Turre, transforma la sección de vientos en un coro de caracolas. En el disco Sanctified Shells explora las posibilidades de estos instrumentos tomados directamente de la naturaleza y vinculándolos con el significado religioso que tuvieron en distintas culturas. Las caracolas se utilizaron como instrumento en Asia, Islas del Pacífico, Mesoamérica, Caribe y América del Sur.

 

Steve Turre quiere controlar sus instrumentos, tanto el trombón como las caracolas, para que resuenen con el resto de los músicos e incluyan al público. Para él la música es una experiencia colectiva. Por eso le interesa la música en todas sus dimensiones: como compositor, como estudioso, como intérprete y como profesor. Quiere producir y enseñar buena música soplando fuerte para que llegue al alma.

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO