Jardín gijonés

José Manuel Cuervo-Arango

“…me atrae singularmente la Naturaleza, donde encuentro la fuente inagotable de significado, misterio y disfrute, en sintonía con un espíritu romántico y proclive a mostrar sus emociones.”

 

José Ramón Cuervo-Arango

 

 

Las fotografías de José Ramón Cuervo-Arango (Gijón, 1947) son en negro y blanco, negro de cuervo y blanco de Arango (por las vocales, las sílabas y la sonoridad). Son música. Son poesía. Son árboles. Son flores. Son agua. Son piedra. Son aire, nubes y sobre todo luz, luz hacedora de formas y misterio. Son sensibilidad, belleza y armonía.

 

Visitando el museo de Bellas Artes de Asturias descubrí la fotografía de un árbol, un haya, desnuda de hojas, parada en medio del invierno, que me cautivó. Tuve que ampliar esa experiencia y subsanar la desdicha por no haber podido disfrutar de la exposición Mi paisaje que se celebró en el museo en 2019, con una selección de sus trabajos desde que empezó a mirar el mundo desde el objetivo de sus cámaras, hasta la actualidad. Esta exposición viajó después al Centro de Arte de la Diputación de León y, este último otoño, parte de la misma se pudo ver en Suiza.

 

Busco información, contemplo fotos a través de internet, me empapo en el catálogo de la exposición Mi paisaje que he encontrado en la biblioteca pública, en los textos y especialmente en cada fotografía, en la magia y la poesía que desprenden.

 

En el catálogo encontré mas árboles. Ellos son protagonistas en muchas de sus fotografías. La naturaleza es su fuente de inspiración, retrata los árboles, las plantas, las flores, la nieve, las piedras del fondo de los ríos, el mar, las rocas, edificaciones humildes y/o antiguas, menhires inmersos en el medio natural. Se siente motivado por el fino y complejo orden que percibe en un universo, de apariencia caótica, pero sin discontinuidades, donde cada elemento está vinculado con todos los demás.

 

Retrata los elementos de la naturaleza y los engarza entre si a través de la música. En las notas biografías del catálogo, el mismo, nos dice: “la Música es una fuerza dominante en mi vida, sus ritmos sus armonías y variadas resoluciones aparecen en mi obra como reflejos en un espejo”. Una exposición de 2017 le rinde homenaje explícito a esta disciplina artística, se llama Música de Cámara.

 

La elección del momento, la luz, la música y la poesía le permiten pasar sus emociones al papel y de éste a los sentidos del observador. Completa sus obras, en algunos casos, con títulos poéticos que las envuelven de referencias estéticas muy variadas. Copio algunos que están llenos de sensibilidad y compiten con las imágenes:

El libro de Taliesin para una fotografía de un bosque del que vemos infinidad de troncos que nos trasladan al mundo de las narraciones artúricas.

A quién estuvo, está o estará aquí y ahora, para unos pinos de troncos modelados por los vientos marinos en la bahía de Aigüabrava en Gerona.

Florestan y Eusebius para dos troncos opuestos por su color sobre un fondo boscoso que traen la música de Shumann y sus dos personalidades encontradas.

- La trilogía La Diosa Negra en la establece un diálogo con versos de un poema de Robert Graves y nos muestra hojas, un tronco y un brote. Y La Diosa Blanca donde vemos un río en el que se miran las hojas, las ramas y las piedras de la orilla, con el mismo título que una monografía de este mismo escritor.

 

Son fotos en pequeño formato, él dice que trabaja con materiales clásicos, que su fotografía es argéntica (en vez de analógica) al utilizar la plata como sustrato sensible a la luz. Consigue con estos recursos unos resultados que parecen salir de un artista japonés como apunta Juan Manuel Bonet en el catálogo, comparándolo con Masao Yamamoto, amigo de la naturaleza, del silencio, el pequeño formato y el blanco y negro.

 

Entre las fotografías de Mi paisaje podemos contemplar bastantes de Gijón como Camino de La ÑoraBosque quemado (Pinzales), MatinadaVisión fugitiva del puente Deva (árboles, ramas y hojas)Treemonisha (Carbayera de El Tragamón), llenas de árboles y fresca vegetación, del resto de Asturias y de muchos otros lugares del mundo.

 

Cuervo-Arango es un fotógrafo deleitante, médico de profesión, que ha conseguido situarse entre los más reconocidos de la región, de España e internacionalmente. Su obra forma parte de importantes colecciones como la Biblioteca Nacional de París, el Museo Pompidou y la Manfred Heiting Collection (Museum of Fine Art, Houston) entre otras instituciones culturales. Además, está incluido en la Enciclopedia Internacional de Fotógrafos de la Fundación Auer Ory. Es un artista que disfruta y se emociona mirando por el objetivo de su cámara y revelando sus particulares visones. Un artista que consigue, el difícil objetivo, de transmitir emoción a quien se encuentra con su obra. 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO