Jardín gijonés

Las imágenes de la Guerra Civil en Gijón

 

El paisaje de la ciudad que estamos viendo ahora, es el resultado del paso del tiempo, de las tramas, de los edificios y de la historia que han ido sucediéndose en ese escenario. Parece quieto, pero que en realidad nunca para de moverse, siempre está cambiando. Sobre esa imagen urbana actúan las decisiones políticas y económicas, los movimientos artísticos y los gustos de las clases dominantes, pero también actúa la memoria colectiva de sus habitantes.

 

Nos gusta saber la época,  las causas y las consecuencias de la construcción de un edificio singular. También, la dirección, expansión y contenidos sociales de las distintas zonas residenciales o barrios. Pero solemos olvidar como algunos acontecimientos, tan importantes como una guerra, dejan sus huellas en la ciudad. Primero porque queremos olvidar los episodios trágicos de nuestra memoria y luego, porque, las generaciones que no vivieron esa contienda, carecen de referentes. Es necesario esforzarse para leer en pequeños detalles los rastros de unos acontecimientos que afectaron la cotidianidad de nuestros abuelos, que los años han ido difuminando y el olvido borrando. Hay que aprovechar recursos como la fotografía y las exposiciones que las muestran para actuar sobre la desmemoria.

 

Termina ahora, con el mes de enero, la exposición, FRENTE A TRENTE, DOS VISIONES FOTOGRÁFICAS DE LA GUERRA CIVIL que se ha podido ver en el Centro de Cultura Antiguo Instituto durante más de tres meses. En ella se muestran las fotos realizadas por Constantino Suárez (1899-1983) y Florentino López “Floro” (1900-1954).  En esta exposición Constantino Suárez fue el reportero gráfico del Frente Popular y de Gijón. Mientras que Floro se convirtió en testigo del Oviedo rebelde y de su asedio.

 

Aunque han pasado algo más de ochenta años desde la Guerra Civil española (1936-1939), sus consecuencias forman parte de la vida de las generaciones que se han ido sucediendo desde entonces y muchas de las heridas que causó siguen estando ahí y siguen formando parte del discurso del rencor de algunos partidos políticos nostálgicos del franquismo. Nos acercamos a nuestra historia reciente de forma emocional pero ignoramos casi todo lo que realmente pasó. Las fotografías de Constantino Suárez nos muestra distintos aspectos de la vida de la guerra en Asturias y en Gijón: los efectos de los bombardeos aéreos y desde el mar, el cerco de los cuarteles por los milicianos y también la vida cotidiana como las colas para comprar, los calles llenas de carteles, los comedores y los orfanatos.

 

La guerra en Gijón se desarrolló entre el 20 julio de 1936 y el 21 de octubre de 1937. Fue la capital de la Asturias republicana y la sede del Consejo Interprovincial de Asturias y León que se encargó de organizar la defensa de la región. ¿Cómo se tradujeron los bombardeos en la ciudad y cuáles fueron sus objetivos?,  ¿Dónde estuvieron los refugios, hospitales, casa de socorro, orfanatos y comedores de Asistencia Social? ¿Y las cárceles hasta octubre del 37 y después de la caída de los republicanos?, preguntas y más preguntas que todavía se pueden rastrear a través de exposiciones como esta.

 

Las fotografías de estos dos fotógrafos están depositadas en el Museo del Pueblo de Asturias. Un libro nos permite conocer la  obra de Constantino Suárez desde 1924 hasta 1937, reconstruir la historia grafica de nuestra ciudad (se puede descargar en la web del Ayuntamiento de Gijón) y descubrir a un fotógrafo capaz de añadir, a su misión de reportero, inquietudes artísticas. Después de la entrada del ejército franquista en Gijón fue detenido hasta finales de la década de los cincuenta. Continúo haciendo fotografías hasta su muerte y, a pesar de las penalidades que padeció en la posguerra, conservó e inventarió su archivo fotográfico. Un parque, en el barrio del Coto, lleva su nombre.

 

Las fotos de Constantino Suárez nos permiten hoy conocer una parte importante de la historia del siglo XX en Gijón y rescatar retazos de la memoria colectiva de la ciudad. Tenemos que caminar con los ojos abiertos, intentando ver la historia que esconden las calles y los edificios de la ciudad. Nos acercan la historia y episodios que todavía están flotando en el aire. Esos episodios que llenan nuestra bocas y de los que, casi siempre,  tan poca cosa sabemos.  

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO