Jardín gijonés

Palabras de edificio

Las calles hablan, son las líneas de las páginas del libro de la ciudad. Las edificaciones y los espacios libres son las palabras que componen las líneas. Cuando levantamos la vista, cuando nuestros ojos se fijan en las fachadas, descubren los signos de una escritura cuyo mensaje no siempre se puede descifrar, pero sobre los que se puede indagar.

El primer paso para descifrar las claves es desarrollar el hábito de mirar y cambiar el ritmo de nuestras marchas, de observar y dejarse seducir por elementos que nos llaman la atención. El color y la textura de los materiales, su disposición, el número y ordenación de las ventanas, la monumentalidad o sencillez de las puertas, los recursos decorativos,…son detalles que  pueden producirnos el mismo efecto que una melodía, que esos poemas que hacemos nuestros sin saber bien la razón.

El segundo es  encontrar un guía, un amigo que nos muestre el abecedario y la gramática del lenguaje del arte y de la arquitectura. No siempre podemos disponer  de una persona que nos acompañe y muestre lo que está delante de nuestros ojos, de esa mano que nos señale y desvele lo que solo entreveíamos o permanecía oculto. Pero, no todos los amigos son de carne y hueso, los hay de papel esperándonos en los estantes de la librería o en los fondos de la biblioteca pública. También los podemos buscar en internet, en ese espacio en el que se puede  encontrar casi todo si se sabe orientar la búsqueda.

En tercer lugar, hay que recrearse en los descubrimientos, mirarlos una y otra vez como escuchamos esa música que tanto nos gusta, o mejor como aquellos cuentos que no nos cansábamos de escuchar.  A fuerza de mirar, nos empezarán a contar historias. Nos hablarán de los gustos de su tiempo, de las ilusiones de las personas que los habitaron, nos contarán, incluso, como los fueron viendo las personas, que a lo largo del tiempo, los contemplaba desde fuera como la portada de una quimera. Nos introducirán en los principios del urbanismo, en los procesos de desarrollo económico, social y urbanístico que entretejieron la ciudad.

Podemos comenzar con los edificios más próximos a nuestros destinos diarios, o por recorrer, en las horas y los días de ocio, los lugares más emblemáticos de la población entrando en casas señoriales y museos para descubrirlos por dentro. Tenemos que convertirnos en “turistas” en nuestra  casa y dejarnos sorprender.

En el caso de Gijón hay varios amigos que nos pueden acompañar manifestados en forma de libro: Vicente Díaz Faisat (El espacio y el aire. La arquitectura gijonesa), Joaquín Aranda (Aquellas plazas, aquellos parques,…) y los autores de los textos (Juan Carlos Gea Martín y Javier Granda Álvarez) y fotos (Marcos Morilla) de Arquitectura de Gijón y otros elementos de su patrimonio urbanístico publicado por el Ayuntamiento.

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO