República Arbórea

El árbol del caucho nos da una lección de geografía

Esta lección comienza a finales del s. XV en la Amazonia, se desarrolla en distintos puntos del sudeste asiático, Filipinas y algunas zonas de África, y afecta al mundo en su totalidad. El árbol del caucho o hevea ha cambiado la faz de la tierra, ha influido en su historia, su geopolítica, su economía y su biodiversidad. Para presentar los hitos de esta lección he partido del magnífico libro Alegato por el árbol de Francis Hallé.

 

Son muchos los árboles tropicales que producen un latex lechoso que contiene algún tipo de caucho, pero hevea brasiliensis es el que produce más y el mejor. Los amerindios de la cuenca del Amazonas utilizan el caucho desde tiempos inmemoriales para hacer recipientes, calzado y prendas impermeables. Cristóbal Colón, en su segundo viaje al Nuevo Mundo, se extraña al ver a unos indios jugando con pelotas que pueden rebotar. Hernán Cortés, unos años después, lleva, estas curiosas pelotas, ante el rey Carlos I.

 

Un inglés descubre en el s. XVIII que frotando con caucho un texto escrito a lápiz lo puede borrar: ha descubierto lo goma de borrar. En 1823, un escocés, Charles Macintosh crea el primer impermeable elaborando una mezcla de caucho y bencina. Por esas fechas, en Brasil el rey de Portugal impulsó una industria para fabricar zapatos, bolsas, capas y una especie de pera de enema que denominaron seringa. Desde entonces en Brasil llaman al árbol del caucho pao de seringa y quienes los explotan son conocidos como seringueiros. Pero los productos fabricados por los procedimientos de esta industria tenían el inconveniente de ser muy sensibles a la temperatura, cuando hacía calor se volvían muy pegajosos y cuando hacía frio quebradizos. En 1839 Charles Goodyear obtiene un caucho más plástico por un procedimiento, la vulcanización, que transforma lo que era una simple curiosidad en una materia prima esencial para la industria.  Desde entonces, las aplicaciones se multiplican, las más importantes son las relacionadas con neumáticos de los automóviles. En 1910 el nuevo Ford T multiplica las ventas de automóviles y las necesidades industriales de caucho. Otra trascendente aplicación del proceso de vulcanizacion está relacionado con el control de la natalidad, ya que permitió la fabricación de preservativos más cómodos y eficaces.

 

Como había muchas ganancias a la vista, entran en escena personajes sin escrúpulos dispuestos a hacer fortuna: los barones del caucho. Para conseguir sus objetivos se sobornó a las autoridades políticas, se crearon milicias privadas y se redujo a la esclavitud a las poblaciones amerindias. Se llegó a criar como ganado a los indios. Por ejemplo, Julio Cesar Arana se establece en la cuenca del río Putumayo, se deshace de algunos comerciantes del caucho de la zona, y con un ejercito de criminales crea el pánico secuestrando a las mujeres y los niños para obligar a trabajar sin descanso a los indios huitotos. Las mujeres son obligadas a ejercer la prostitución, a sus hijos los cortan en pedazos para dar de comer a los perros, mientras los trabajadores sufren un trato cada vez más terrible: cacerías humanas, amputaciones, asesinatos como mera distracción. No era necesario alimentar a la población durante los seis meses de inactividad por la estación de las lluvias, la mano de obra era fácilmente sustituible. Aunque todo acaba sabiéndose, Arana ganó siete millones de dólares y nunca fue juzgado ni condenado. Mientras que la población huitoto pasó de 50.000 a menos de 8.000. La explotación del caucho se produjo  a costa de un genocidio. Arana no fue el único oportunista, se despertó una autentica fiebre del caucho que llevó a aventureros que buscaban el nuevo Potosí. Manaos, un modesto pueblo fluvial, situado en la confluencia de los ríos Negro y Solomoes, se convirtió en el centro del mercado mundial del caucho y del ocio de los  barones del caucho.   

 

Los británicos, por su parte, se esfuerzan por librarse del monopolio brasileño sobre el caucho. El director del Jardín botánico de Kew, le encarga a Wickham, un inglés excéntrico que vive en la Amazonia, que se encargue de la recogida de semillas. Aunque solo se consigue que germinen el 4%, las plantas, se trasladan de  Londres al Jardín Botánico de Paradeniya en Ceilan y desde allí se distribuyen por distintos lugares del sudeste asiático. Un joven botánico inglés, Ridley, desarrolló el cultivo industrial y demostró que se podían sangrar árboles jóvenes y que el sangrado diario estimulaba la producción. Las plantaciones asiáticas se desarrollaron a un ritmo acelerado al mismo tiempo que se imponían los neumáticos hinchables en la industria del automóvil.

 

En 1910, una de las empresas más importantes se traslada de Manaos para crear sus propias plantaciones en Sumatra. Era una época favorable para estas operaciones ya que Craner, un botánico de los Países Bajos, había puesto en marcha un importante avance técnico clonando los árboles considerados mejores productores,  las semillas solo debían utilizarse para crear  patrones para injertos. Gracias a estos avances la producción asiática se disparó hasta el punto de que Brasil, a partir de 1940, se convirtió en importador de caucho.

 

En Alemania desde 1914 se investiga  la elaboración de caucho sintético. Estados Unidos también lo hace, pero ninguna solución para reemplazarlo parecía viable siendo tan barato el caucho natural, de forma que decide asegurarse sus propios recursos. En 1926, Liberia se convierte en una plantación de heveas administrada por Estados Unidos. Henry Ford consiguió una concesión de las autoridades brasileñas y creó Fordlandia sin escatimar recursos, creando infraestructuras y plantando heveas. Pero las plantaciones quedaron arrasadas por el hogo microcyclus y tuvieron que abandonar la empresa. A pesar de ello, un biólogo llegó a estudiar la posibilidad de cortar el tronco de un árbol altamente productivo e injertarle una yema procedente de un árbol resistente al hogo. El proyecto se dejó a la espera aunque quedaba abierta la posibilidad de producir caucho en América tropical.

 

La Segunda Guerra Mundial impulsa la producción de cucho sintético. Son importantes los avances en Alemania. Estados Unidos, sin olvidar el cultivo del natural, se concentra en la producción del sintético. El problema es acuciante ya que el 95% del caucho natural procede de las plantaciones asiáticas controladas por Japón. A pesar de todos los intentos, el caucho sintético no es de muy buena calidad y se precisa un porcentaje de natural para su elaboración.

 

En 1968 Michelin lanza un neumático radial que reduce el consumo de gasolina, es más resistente y tiene mejores prestaciones. Pero los costados de este neúmatico tienen que ser de caucho natural. En la década siguiente la producción del sintético se tambalea con la crisis del petróleo, ya que se elabora con sus derivados. En Asia y en África se vuelven a plantar heveas.

 

A principios del siglo XXI, se sigue recogiendo caucho en la selva amazónica. Las plantaciones africanas en Liberia y Costa de Marfil están sometidas a las circunstancias políticas locales. El 92% del caucho procede de Asia. Tailandia ha remplazado a Malasia como primer país productor. Actualmente 60% del caucho empleado en la industria es de origen natural. El problema principal sigue siendo un potencial ataque de microcyclus en Asia. Las esporas del hongo pueden llegar de forma espontanea con los vientos en altura, por alguna torpeza en un enlace aéreo o por mala fe en forma de atentado terrorista. Por esta causa, los responsables establecen plantaciones lejos de la línea ecuatorial donde se desarrolla el hongo. ¿Podría conseguirse una hevea transgénica resistente a este problema? Como los combustibles fósiles, la base del sintético, son cada vez más escasos y más caros, parece que el tiempo corre a favor del caucho natural.

 

 

Es esta una lección de geografía con profundas y múltiples interacciones entre factores naturales y humanos, que se manifiesta en el espacio, con hondas raíces en tiempo y mucho futuro por delante.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO