República Arbórea

Los secretos de los árboles

¿Cuanto tiempo tendrá que pasar para que comprendamos la dimensión de la frase del poeta francés C. Bobin que yo le leí a otro poeta, mi paisano y amigo José Antonio Llamas: "me gusta apoyar la mano en el tronco de un árbol no para asegurarme de su existencia sino de la mia"

                                                            Julio Llamazares

 

Hope Jahren ha cumplido su sueño de dirigir un laboratorio con su nombre y convertirse en una prestigiosa científica estudiando lo que más le apasiona: los árboles. Esta mujer cuenta, además, con dotes para la escritura, para trascender sus conocimientos del reino vegetal a la filosofía de la vida, y también con el coraje suficiente para escribir un libro que ha llegado a convertirse en un bestseller según The New York Times. El libro se titula  La memoria secreta de las hojas y cuenta su trayectoria personal y como investigadora, a la vez que desvela los secretos que ha logrado desentrañar de la vida de los árboles sobre la Tierra. Una vida  mucho más antigua que la de la especie humana, pero que  guarda con ella muchos puntos en común, árboles y seres humanos habitamos un mismo mundo, tenemos  más puntos en común que los que podríamos imaginar y nuestras trayectorias están conectadas.

 

Toda planta está formada por tres partes: raíces, hojas y tallos que proceden de las semillas. Cada una de estas partes encierra muchos secretos, entre los que voy a contar solo algunos.

 

Las semillas saben esperar con paciencia la oportunidad para convertirse en una planta. Una semilla de cereza puede estar cien años esperando las condiciones para decidirse a saltar al exterior y cambiar. Un coco, que también es una semilla, puede atravesar el Atlántico desde las costas de África y echar raíces en una isla del Caribe. Todo comienzo es el final de una espera o de un largo viaje en el que se lo apuesta  todo en un juego arriesgado en el que las apuestas están a más de un millón contra uno y donde el fracaso supone la muerte. Sin embargo, cuando la semilla gana lo hace a lo grande.

 

Las raíces brotan  hacia abajo, antes que la semilla crezca hacia arriba, buscando lo que necesita y cuando lo encuentra se desarrolla en forma de raíz primaria que puede romper el sustrato rocoso y mover durante años varios litros de agua cada día  de manera mucho más eficiente que cualquier bomba mecánica. De esta raíz primaria salen otras raíces que se entrelazan con las de otra planta que está a su lado y la alertan del peligro. Las raíces son como neuronas que intercambian información en un sistema reticular que puede ser cien veces más grande que todas las hojas juntas.

 

La primera hoja de un árbol se elabora a partir de un patrón genético más bien impreciso que deja bastante margen a la improvisación. Un solo roble puede llegar a tener cien mil hojas todas lobuladas, pero entre las que no hay dos idénticas, algunas pueden llegar a ser el doble de grandes que las demás. Todo el azúcar que han ingerido los seres humanos se elaboró originariamente en el interior de una hoja, ya que las hojas son superficies pigmentadas conectadas a redes basculares que llevan el agua desde el suelo hasta la hoja, donde se transforma en azucar gracias a la luz. La glucosa es una sustancia fundamental para el cerebro, de forma que podríamos decir que las hojas alimentan nuestros pensamientos. Las plantas, como nosotros, tienen ideas y a veces generan una hoja nueva que lo cambia todo. Hace 10 millones de años una planta en vez de extender su hoja la convirtió en una espina, fue una idea novedosa lo que permitió a una nueva clase de planta crecer de una forma desaforada y vivir en un lugar seco, contemplar un mundo desconocido y extraer materia dulce de un cielo nuevo. Por otra parte, cuando en otoño, caen las hojas, se desmonta el trabajo de todo un año, en solo unos días, para convertirse en un tesoro que alimentará la tierra. Algo más sobre las hojas: liberan un compuesto orgánico volátil para superar problemas como infecciones por cortes, para defenderse de los parásitos y para comunicar una situación de alarma a otros árboles a los que no se puede avisar a través de la retícula de raíces.

 

Los árboles son un tipo único de plantas por sus largos tallos hechos de esa asombrosa materia que llamamos madera. La madera es una materia rígida pero flexible, fuerte pero ligera, idónea, por esas cualidades para construir viviendas y muebles. La madera de un árbol es su memoria, podemos saber la edad de un árbol contando los anillos de su tronco y cada anillo nos relata la historia de una rama caída. El samán de Manoa Road luce su hermosa copa florida ante los habitantes de Honolulu y los turistas, que lo fotografían sin pensar en el centenar de ramas que perdió en el último siglo. A veces esas ramas que se desprenden de los árboles, navegan por los ríos hasta otro valle en el que echan raíces y dan lugar a un nuevo árbol.

 

Estos son solo algunos de los secretos de los árboles que nos cuenta Hope Jahren, espero que el azúcar de las hojas de los árboles os lleve a buscar La memoria secreta de las hojas y leer entre líneas para crear nuevas ideas que mejoren nuestra relación con los árboles que tanto nos dan y nos enseñan de nosotros mismos. 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...

Esperanza Morales | Respuesta 21.07.2017 00:08

Fascinante

Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO