República Arbórea

Encinas para viajar en el tiempo

Las encinas son los árboles de la España interior y mediterránea, con sus frondosas copas dibujan el horizonte de buena parte de nuestro país. Sin embargo, en Asturias son bastante escasas, sólo las encontramos en algunos parajes muy concretos en los que las condiciones climáticas y la composición de los suelos favorece su presencia: en los valles orientados al sur del centro y oriente de la región, donde están más expuestas a los rayos del sol, y sobre rocas calizas que facilitan la evacuación del agua de lluvia a través de las fisuras características de este roquedo; y en la rasa costera oriental, entre Llanes y Ribadedeva, donde son más suaves las condiciones del clima oceánico y el sustrato rocoso está formado por calizas. En ambos casos precisan suelos delgados que se sequen fácilmente y pueden crecer en los huecos de las rocas formando pequeños bosques de árboles de bajo porte. Son vestigios del pasado que nos permiten viajar hacia atrás en el tiempo para entender porqué siguen formando parte de nuestro paisaje.

Las encinas del bosque del cabo de San Emeterio en Pimiango (concejo de Ribadedeva) son una nave que nos  desplaza en el tiempo, vamos a volar entre las ramas y troncos oscuros, casi negros de este bosque. Partiremos desde el presente hacia tiempos remostos, hacia el Paleolítico Superior aterrizando en la puerta de la cueva de El Pindal, en un paraje espectacular, yo diría que sobrecogedor por su belleza, en el borde de un acantilado. La visita a la cueva, la contemplación de sus pinturas es una experiencia para recordar.

Desde la cueva avanzaremos unos milenios hasta  hace más de 5.000 años. Entonces se vivía en el territorio de nuestra región una fase climática cálida y seca que favorecía la extensión de especies como la encina y el olivo silvestre o acebuche. Estamos en un lugar en el que han sobrevivido esas especies vegetales gracias a que ha conservado las condiciones del hábitat a pesar del paso del tiempo. Son por lo tanto especies relictas, testigos vivientes de fases climáticas muy antiguas que han podido seguir ahí, no solo por las condiciones naturales, sino también por el poco uso económico que se le dio históricamente a la zona. La presencia de rocas y los suelos esqueléticos no permitían dedicar el terreno a cultivos de huerta ni prados de siega, por lo que pudo conservarse esta flora excepcional en la que se imponen las encinas en compañía de laureles, acebos y madroños. Pasear por las sendas del bosque, con la luz del sol filtrada por la niebla, entre las copas oscuras y los troncos casi negros de las encinas, solo puede competir con los momentos en que el mar se deja ver entre el ramaje y las rocas en los acantilados.

Desde estos lejanos tiempos partimos hacia tiempos medievales. Dentro de este bosque encontramos dos sorpresas. Primero las ruinas del monasterio de Santa María de la Tina del que se conocen referencias en el siglo X, aunque los muros que se conservan son del siglo XIII. De este mismo siglo XIII data el santuario de Santu Medé, si bien la iglesia actual se remonta al siglo XVI, dedicada a los santos Emeterio y Celedonio que dan nombre al cabo.

Desde el bosque del cabo de San Emeterio podemos seguir una senda hasta los bufones de Santiuste y deslumbrarnos con otra de las maravillas de la naturaleza, esos profundos pozos por los que el mar surge como un surtidor, bramando como un monstruo fantástico. Pero, creo que será mejor dejar esta parte del viaje para otro día.

El bosque de encinas de San Emeterio nos permite viajar en el tiempo atravesando milenios, pero es un encorno frágil. Está incluido en la Red de Espacios Naturales Protegidos desde 1994 y a todos nos corresponde protegerlo para poder disfrutar de un paisaje tan poco común y que nos cuenta  tantas historias.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO