República Arbórea

República Arbórea

Italo Calvino en 1957 escribió El barón rampante,  novela que transcurre encima de los árboles siguiendo la vida de Cósimo, representante de la pequeña nobleza de las postrimerías del siglo de las luces, que a los 12 años, por rebeldía, decide  subirse a una encina de su jardín, y permanece para siempre en los árboles para tener perspectiva, ver mejor los problemas de sus contemporáneos y buscar soluciones técnicas, de organización, cívicas y culturales: “se diría que él cuando más decidido estaba a ocultarse en las ramas, más sentía la necesidad  de crear nuevas relaciones con el género humano”. Las cosas se pueden ver mejor desde los árboles, ellos permiten estar dentro y fuera al mismo tiempo. Italo Calvino muestra con esta metáfora el poder de la fuerza de voluntad para persistir en una idea poco convencional pero llena de fuerza transformadora. Contribuir a mejorar una parcela del mundo y hacerlo alejándose del suelo, separándose de su familia y de sus vecinos,  para estar más cerca. Desde las ramas, Cósimo profundiza su conocimiento de los clásicos y del pensamiento que se está desarrollando en ese fructífero momento en Europa, mantiene correspondencia con pensadores y filósofos, llega a enviar un artículo a Didetot para La Enciclopedia. Lee infinidad de obras literarias, desarrolla proyectos de ingeniería para combatir los incendios y aprovechar el agua, y organiza a la población para hacer frente a los problemas colectivos. Incluso comenzó a escribir un Proyecto de Constitución de un Estado ideal fundado sobre los árboles, en el que describía la imaginaria República de Árborea

El relato está lleno de gracia e ironía. Es a la vez  relato de aventuras,  una novela histórica y una historia de amor entre Cósimo y Viola. Es, sobre todo, un canto de profundo conocimiento y cariño a los árboles y a los bosques, a esa naturaleza que nos rodea y a la que tan fácilmente olvidamos. Es una de esa obras cuya escritura sobre el papel blanco evoca los trazos de las ramas y las hojas sobre el cielo azul.

El barón rampante está hecho para ser leído en voz alta y en compañía sobre las ramas de  un nogal. Y si no subimos a las ramas, podemos quedarnos a su sombra, a la sombra de un viejo nogal como aquel de la plaza de Ombrosa desde el que Cósimo en el último momento de su vida voló hacia el cielo.

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO