Memoria del jardín

Curanto de identidad

La identidad es una de esas grandes cuestiones que se nos presentan en la vida. Es un asunto del que no nos podemos sustraer. Nos vemos en la obligación, en la necesidad de cocinar de alguna manera una cuestión que se puede convertir en un problema si no encontramos la fórmula o la receta para conseguir un balance positivo y disfrutar en esa búsqueda.

 

Cuantas veces nos preguntamos cómo somos y cómo nos perciben los demás, intuyendo que cada cual nos ve de una forma distinta y que esas imágenes diversas no cuadran con la idea que vamos construyendo, día a día, de nuestra propia identidad. ¿Somos verdura, hortaliza, fruta, carne, pescado? Y si somos verdura ¿qué verdura?

 

Para indagar en la naturaleza y las dimensiones de la identidad puede ser interesante contar con un hermano del mismo sexo y edad aproximada. El hermano puede ser el espejo en el que nos observemos viendo cómo seríamos o cómo reaccionaríamos en circunstancias y ante acontecimientos distintos a los nuestros. Este es el hilo que entrelaza las historias enfrentadas de dos hermanos en Contravida de Philip Roth. En esta novela, el narrador retrata a un escritor que cuenta la vida de su hermano haciéndole vivir situaciones de su propia vida, mezclando caracteres y actitudes. En Contravida la búsqueda de la identidad personal corre en paralelo a la búsqueda de la identidad de la novela, de la relación entre la realidad y la ficción. ¿Puede lo escrito interferir en la realidad, jugar con las reacciones de la persona, que asombrada, se ve actuando en situaciones desconocidas, hasta el punto de hacerle dudar de si mismo? La problemática de la identidad es la metáfora de la relación de la novela con la realidad, o viceversa. Contravida  es como la imagen de un acontecimiento reflejado en un espejo que se refleja en otro y otro y otro, para finalmente reflejarse en mis ojos o en los tuyos. Es literatura sobre literatura, cuenta una vida para justificar y explicar otra. Es mirar cerrando los ojos, es creer nuestras mentiras. Es no disfrutar del  momento y del  lugar, pensando que, quizás, estaríamos mejor en otro y en otra compañía. Es ahogar  en un lugar o nación, en una raza o religión, nuestras carencias. Es diluir nuestra identidad en un grupo.

 

La reflexión sobre la identidad es personal pero está vinculada a todo un contexto social. No podemos cocinar la identidad en solitario, necesitamos un grupo de personas que dispongan de tiempo, que sepan manejar las múltiples vertientes de la cuestión, su parte vegetal y animal, su vertiente terrestre y marina, que se diviertan esperando que el horno esté a punto y el guiso se cocine lentamente. La cuestión de la identidad es como un curanto de Polinesia, ese guiso esencial que usa todo tipo de productos y precisa el concurso de la comunidad.

 

El curanto se puede hacer en la playa, adornados con guirnaldas de flores, bailando al son de la música y preparando todo lo necesario: calentando las piedras, haciendo el hoyo, limpiando las verduras y las legumbres, cortando las carnes y los pescados, buscando hierbas aromáticas, decidiendo que especias incorporar, preparando la olla que bajaremos al fondo del hoyo sobre las piedras calientes, disponiendo las ramas de banano y mantas para cubrir la hoya y protegerla de la tierra cuando la dejemos enterrada.

 

No hay mejor forma de reflexionar sobre la identidad que comprendiendo su carácter múltiple y cocinándola como el curanto, con muchos ingredientes, mucho tiempo y ganas de disfrutar con otras personas que también buscan su identidad. Organizar un curanto tiene sus dificultades, pero podemos intentarlo y sazonar con buen humor y mucha ironía los platos más simples de cada día para que nos llenen de fuerza y prosigamos con esa tarea que puede requerir una vida entera. También podemos viajar al sur de Chile o a la isla de Pascua y ....

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO