Memoria del jardín

El sabor de las cerezas

“Dejé mi casa para matarme, pero el sabor de una cereza me cambió. Una ordinaria cereza, simple y sin importancia. El mundo no es de la forma que tú lo ves. Debes cambiar tu perspectiva, y así cambiar el mundo.”

El sabor de las cerezas

 

Para mantener, y también para recuperar, el  gusto por la vida encontramos frutos en el jardín que no precisan pasar por la cocina para convertirse en delicias terrenales que nos abren las puertas de la dicha y la alegría de vivir, mostrándonos el camino para mirar el mundo y la vida con otros ojos. Este es el mensaje de la película de Abbas Kiarostami que lleva por título El sabor de las cerezas (1997). La película es una sencilla, profunda, y a la vez poética, reflexión sobre el suicidio. Sencilla, profunda y poética, adjetivos difíciles de conciliar, pero que están aquí entrelazados en la urdimbre de un tejido de belleza poco habitual.

 

Entre el polvo de la carretera que discurre por los alrededores montañosos y secos de Teheran, Mr. Badii busca ayuda para llevar a cabo una tarea que pagará bien. Encuentra a una persona que le ofrecerá su colaboración si antes escucha y comprende que la salida a todos los problemas está en nosotros mismos, en disfrutar de lo que cada estación nos ofrece, en saborear las cerezas cuando el verano comienza y las moras cuando está a punto de terminar, sabiendo que el otoño y el invierno y la primavera nos traerán otras delicias para soportar las dificultades.

 

La primera película que vi de Kirostami que me fascinó fue El viento nos llevará (1999). Antes ya me había gustado Entre los olivos (1994).  Con El viento nos llevará quedé hechizada por su cámara, por su ritmo, por su sencillez, la del filme y la de la vida que narra, y también por la belleza del paisaje…Un paisaje, que como el de El sabor de las cerezas parece feo, pero se va revelando bello con la sucesión de imágenes desde un coche, una moto o a píe. Vistas con la naturalidad de quien pasa sintiéndose parte de el y viviendo ese instante fugaz en el escenario de la naturaleza. Se nota que es un fotógrafo/poeta que hace cine. Me quedan aun, más obras de Kirostami por ver como Copia certificada (2010) y siempre poder ver una y otra vez las obras que realizó en su carrera como director.

 

En mi jardín no podía faltar un cerezo luciendo sus flores en primavera y ofreciendo dulces y rojas cerezas en verano, ahora sus hojas verdes nos hablan del otoño que está por llegar, sus ramas y su tronco siempre están, aunque haga mucho frío. Las flores, los frutos, las hojas y las ramas de mi cerezo, despidieron este verano a Abbas Kiarostami, y el viento nos llevará más allá del jardín entre los olivos.

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO