Memoria del jardín

El paisaje holandés, un regalo

Mis amigos, los mejores, cuando llaman a la puerta del jardín llegan con una planta, un libro, una idea, una flor, una propuesta, una hoja o una sonrisa. Llegan con manos llenas. Hace unos días, uno de estos amigos me trajo un  libro sobre el paisaje holandés, sobre la edad de oro de la escuela más importante para este género pictórico. Ha sido un gozo adentrarse en sus páginas, leer y contemplar las láminas con  las mejores obras.

Los pintores de este país en crecimiento y en expansión económica, fueron los primeros que concedieron autentico protagonismo a los paisajes, en los que las figuras, aunque no desaparezcan, van ocupando un lugar secundario. La escuela paisajista holandesa ha logrado imponerse en las paredes de los grandes museos gracias a los logros de los pintores del s. XVII. Cada nueva época ha encontrado algo que admirar y que estudiar en su rica diversidad. Son muchos los artistas que han encontrado la inspiración en los paisajes holandeses.

Los primeros paisajes que se pintaron en los países septentrionales fueron las miniaturas del s. XV que se representan en Los Libros de Horas. Las miniaturas incluyen fondos de paisaje en los que se prodiga el detalle naturalista. El primer especialista, considerado el inventor del paisaje, es Joachim Patinir  (1475-1524), en sus obras las escenas se reducen y diluyen en un fondo paisajístico imponente. Las obras de Patinir que se exponen en el Prado tienen sobre el espectador poder hipnótico, te dejan clavado en el suelo con la vista fija en esos mundos fantásticos que presentan.

Entre todos los pintores que se integran dentro de este grupo me gusta destacar a los que pintan árboles y bosques: Hans Bol, Jan Both, Ruisdaell y Hobbema, cada uno prestando atención a cuestiones distintas: la luz entre las ramas, la filigrana de las hojas dibujada en el fondo, los horizontes altos; pero son también muy hermosas las marinas, los paisajes urbanos, las representaciones de las estaciones del año, especialmente las escenas de invierno, los paisajes con campesinos y viajeros. En todas las obras está presente la imaginación, ya que no se intenta una representación fiel de la realidad, tratan de buscar la armonía y mostrar de forma específica los detalles naturales, retocan para estar más cerca de lo esencial (naturalismo selectivo). En el Museo Thyssen podemos contemplar algunos de estos cuadros y adentrarnos en los bosques, seguir los caminos, contemplar el mar y admirar las ciudades de esa Holanda "retocada" que era uno de los mejores lugares para vivir en la Europa del s. XVII. Y disfrutar del regalo del siglo de oro del paisaje holandés.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO