Jardín de libros

La llave

En muy poco tiempo he leído dos obras de Junichiro Tanizaki (1886-1965): Elogío de la sombra y La llave. La primera impresión que produce la confrontación de estas dos obras es la de que la segunda es el contrapunto de la primera. Pero se trata solo de una apariencia.

 

Elogio de la sombra es un ensayo breve, pero sabroso, delicado y concentrado como un bocado del sushi (seguro que tan delicioso como ese que evoca el autor con hojas de kaki de las montañas de Yoshino). En él, es muy interesante esa  tesis que relaciona la estética japonesa con la sombra, con la búsqueda de la belleza en los matices, en la pátina del tiempo que llena de contenido los objetos, en el poder de la imaginación para elaborar y crear las partes de la realidad que están veladas. También la reflexión en torno a las características de una ciencia y una técnica nacidas en el mundo occidental en el que los valores estéticos están basados en la luz y el brillo y, que por lo tanto, si esa ciencia y esa técnica se hubieran desarrollado en oriente presentarían hallazgos e instrumentos acordes con su postulados estéticos.

 

La Llave  se presenta como la transcripción de los diarios de un profesor y su esposa en los que ambos escriben para manifiestan sus inquietudes en torno a su relación sexual, con el estímulo del secreto y la esperanza de que sirva para establecer una comunicación imposible de forma más directa y avive la pasión. Para iluminar y mostrar sus aspiraciones y inquietudes sexuales. Esto es lo que parece, pero la sombra está presente aquí en la forma en que está tramada la historia. El diario es un instrumento para conseguir objetivos que van más allá y cambian la vida de la familia. La esposa, Ikuko, de personaje pasivo pasa a elemento activo, de representación de las esencias de la tradición a agente de modernidad. El profesor de inductor de novedades en las relaciones sexuales, de introductor de la luz fluorescente para desvelar los detalles del cuerpo desnudo de su mujer,  pasa a relegado participante que se deja arrastrar en un juego que creía dirigir. Todo esto no se cuenta en la novela, es necesario ir descubriéndolo a través de la cadena de ocultaciones, sombras y engaños de los diarios. La estética de La llave es la que Tanizaki predica en El elogio de la sombra, es un juego de sutilezas y sombras.

 

Otra cosa interesante. Ikuko escribe en su diario utilizando el silabario hiragana. El que utilizaron las mujeres de la nobleza desde el s. VII, que no estudiaban literatura china como los hombres, para la escritura intimista de diarios y poemas y, que  tendrá importantes consecuencias literarias, llegando a ser el primer sistema gráfico que aprenden los niños y las niñas japonesas en la escuela. Mientras que el profesor utiliza en su diario el  katakana, silabario creado originalmente por monjes budistas y considerado más masculino y en cierto modo moderno. ¿Qué nos quiere decir el autor con este dato formal?  Para reflexionar sobre ello creo que hay que considerar que Ikuko, desde su vinculación con las esencias de la tradición, es la renovadora, consigue mejorar su  vida sexual incorporando la emoción, a través del amante,  como ingrediente necesario para disfrutar el sexo.

 

La llave es una copa de un vino que es preciso saborear con concentración y paciencia, apreciando e interpretando el retrogusto, los matices que despiertan las diversas notas que lo componen y poniendo un buen grado de emoción. Una copa que hay que acompañar con sushi de hojas de kaki de las montañas de Yoshino.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO