Jardín de libros

La saga/fuga de J. B.

 

 

“Hasta ahora había una silla vacía a la derecha de Cervantes, que acaba de ser ocupada por Gonzalo Torrente Ballester, que ha escrito La saga/fuga de J. B.”

 

José Saramago

 

Después de terminar de leer, en realidad de releer, una obra tan monumental como La saga/fuga de J. B. de Gonzalo Torrente Ballester (1910-1999), resulta muy difícil emprender otra lectura. Pocas obras literarias te envuelven en un universo de fantasía donde conviven, con total naturalidad, el realismo, los mitos, la magia, el humor, el surrealismo y el sarcasmo. Un mundo en el que te embulles como en un delirio o estado febril personal y vuelas hasta Castroforte del Baralla, la capital de una quinta provincia gallega escondida por la burocracia centralista mediante la kafkiana “sección de dispersos centralizados” y enfrentada a lo largo de los siglos con Villasanta de La Estrella.

 

Los héroes defensores de la identidad cultural de esta ciudad son una saga de personajes que comparten las iniciales J. B. y que tienen que enfrentarse, desde la Edad Media, con una serie de antagonistas que pretenden someterla. Villasanta no puede permitir que Castroforte, con su Santo Cuerpo, le arrebate el monopolio de las peregrinaciones ni los beneficios de la explotación de las pesquerías de lampreas del río Mendo. José Bastida narra la saga a la vez que la vive como el último eslabón de la misma y se fuga. Es el autor-narrador de los mitos identitarios de la ciudad que habita y lo cuenta a través de una compleja red de planos y niveles narrativos.

 

El primer plano puede ser el referido al pasado histórico que arranca de la fundación de Catroforte como colonia griega que se engarza con la saga a través del culto a Diana y la explotación de las lampreas. La saga, propiamente dicha, comienza con el obispo Jerónimo Bermúdez, seguidor de la corriente priscilianista declarada herética, pasa a Jacobo Balseyro perseguido por la inquisición, sigue con el almirante John Ballanynes y un episodio de la Guerra de la Independencia, y con el Vate Joaquín Barrantes que se sitúa entre los que reivindican el cantonalismo republicano. Cuatro tiempos separados por siglos que convierten la Historia en mito. El segundo plano sería el presente de la ciudad con varios posibles J.B. antagónicos entre sí: Jesualdo Bendaña, Jacinto Barallobre y el propio José Bastida. Un presente en el que discurre la costumbrista y la realista vida cotidiana. Y un tercer plano varado en la mente de José Bastida que construye, narra y vive su vida y la de los demás J. B., los pasados y los presentes.

 

La obra se organiza en tres capítulos y una coda que responden a estos tres tiempos, pero, además, comienza con un Incipit que no encaja en este esquema, que complica los tres planos e introduce una nueva mirada, desde fuera, ajena a la narración de nuestro protagonista.

 

José Bastida se desdobla en varios heterónimos o hipóstasis, sus variantes nacionales (Bastid, Bastideira, Bastide y Bastidoff), en los cuatro distintos J.B. históricos y en los otros J. B. contemporáneos. Conforme avanza la narración los distintos planos se mezclan, así como los siete J.B., que se manifiestan en nuestro narrador. Los hechos que suceden en de distintos momentos se presentan de forma simultánea, lo que produce una temporalidad anacrónica y subjetiva. Por si esto fuera poco, se juega con la alternancia de versiones no coincidentes que pueden presentarse en columnas paralelas. El resultado es un mundo complejo y delirante, pero también fascinante.

 

El humor envuelve toda la narración: cualquier cuestión se puede presentar de forma sarcásticamente sorprendente o con guiños humorísticos. Se parodian los procedimientos de las ciencias experimentales, de las matemáticas, los procedimientos de la gramática, de la lingüística, la filosofía,  las prácticas del periodismo, de la política y de la religión Y si a esto unimos elementos surrealistas como la ciudad que flota en los días de niebla, el tren ensimismado que levita, los animales reales con atributos fabulosos (lampreas, loros, estorninos), la recurrente aparición de Benito Valenzuela, godo activo y eficaz, que arrastra por la ciudad una maleta o un carrito cargados con objetos singulares; se crea una dimensión carnavalesca en la que todo es posible y no queda títere con cabeza.

 

En 1972, una novela como esta fue recibida con sorpresa, tanto por la crítica, como por los medios académicos e institucionales. Todos destacan su estirpe cervantina y la multiplicidad de niveles de lectura de la obra. Algunos, los más conservadores, la alagan por romper la trayectoria de la novela social. Los que se alinean con las nuevas corrientes críticas (marxista, psicoanalítica, o estructural) destacan su carácter rupturista y su confluencia con la narrativa hispanoamericana. Torrente Ballester consigue con esta obra ocupar un lugar destacado en los manuales de literatura del sistema educativo como uno de los grandes escritores de mediados del siglo XX, publicar lo que había escrito con anterioridad y nuevas obras. Recibe reconocimientos y premios como el Príncipe de Asturias (1982) y el Cervantes (1985).

 

A lo largo de mi vida de lectora pocas obras me han impactado tanto como esta. Lo que me ha dado La saga/fuga de J. B. lo he encontrado fragmentado en otras muchas obras fascinantes, pero pocas, muy pocas, ofrecen tanto en una sola historia. Supongo que por eso mismo José Saramago, maestro constructor de mundos imaginarios, situó a Gonzalo Torrente Ballester a la derecha de Cervantes en el Parnaso literario.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO