Jardín de libros

Las zonas intermedias de los libros

 

Pocas cosas me gustan más que leer y por eso me pregunto cuales serán las razones que explican esta afición, mejor decir esta pasión, por sumergirme en los libros y bucear entre las letras. Sin duda se trata de un misterio más emocionante de desvelar que las tramas de suspense de tantas novelas. En primer lugar, porque no me gustan por igual todos los libros, algunos me cautivan desde la primera página, en otros tengo que imbuirme durante unas horas para quedar enganchada, otros los saboreo lentamente durante semanas y semanas, mientras que otros, con glotonería, los degusto en muy poco tiempo. Y hay algunos que no los puedo pasar, que no reclaman mi interés y me resultan ofensivos cuando se convierten en libros de moda.

 

Siri Hustvedt en La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres, entre otras muchas cuestiones reflexiona sobre las razones que la llevan a escribir una historia y no otra, utilizando un discurso multifacético apoyado en la neurociencia, el psicoanálisis la psiquiatría, la genética la filosofía y la historia de la literatura. Las razones para elegir una historia, las relaciona con la lectura y, de esta forma,  me ofrece un marco de reflexión desde el que analizar el porqué me apasionan unas lecturas y no otras y, también,  mis heterogéneos gustos. Para esta escritora escribir y leer, escritora y lectorores son parte de una misma realidad.

 

Nos dice que las historias que cuenta son el fruto de la interrelación entre zonas intermedias. La primera zona intermedia surgiría entre lo que se cuenta y el cómo se cuenta. En este binomio los procesos conscientes e inconscientes son difíciles de delimitar. Confiesa que no sabe exactamente la causa para elegir un hecho real, un recuerdo o una frase para comenzar una historia,  pero que guardan una estrecha relación con sus experiencias. Por otra parte, aunque el cómo se cuente esa historia es un proceso consciente, hay partes de libros, poemas u obras enteras que se han escrito en trance como reconoce Brewster Ghiselin en una obra clásica en la que recoge los testimonios de muchos pensadores y artistas.

 

La segunda zona intermedia se establecería entre la escritora y un lector imaginario con el que establece un diálogo: “la necesidad de contar es imperiosa, y siempre va dirigida a otro,  no un verdadero otro sino una persona imaginada”. Todo lo que se cuenta se escribe para ser leído, la literatura está inmersa en el mundo.

 

Y como somos seres inmersos en el mundo, entramos en la tercera zona intermedia. El binomio, en este caso se establece entre lo que se escribe y como es recibido por los potenciales lectores. Somos criaturas de pautas y hábitos perceptuales que nos ayudan a realizar tareas variadas de forma automática, desde montar en bicicleta a leer o resolver una ecuación. Entre los hábitos inconscientes de la mente figuran los hábitos, los juicios, los prejuicios, las creencias y las ideas: “el inconsciente no es primitivo ni simple; es un depósito en el que se almacena lo que se conoce tan bien que ya no es necesario ser consciente de ello”. El libro no se acaba cuando se termina de escribir, es solo letra impresa hasta que el lector le da vida llevando a la lectura sus recuerdos, sus imágenes mentales, sus ideas, sus creencias, en suma: su vida. Pero, el lector elige los libros que quiere leer y en esa elección influyen factores inconscientes como por ejemplo los prejuicios que tenemos hacia un escritor, un género, una disciplina o temática. Entre esos prejuicios está el considerar que exista una manera de escribir propia de las mujeres que no pueden crear personajes masculinos sólidos (más blanda y sentimental) frente a una manera de escribir masculina (más fuerte y racional) en la que caben los grandes personajes de los dos sexos. Y este prejuicio está ahí a pesar de que lectura sea una actividad mayoritariamente femenina. Siri considera que forman parte de ella, a través de la lectura, todos esos grandes hombres que crearon personajes masculinos y que descubre personajes masculinos acechando dentro de ella y también que hombres y mujeres son más parecidos que diferentes.

 

Pues esas tres zonas intermedias pueden explicar mis hábitos de lectura. En primer lugar los temas que me gustan son los que tienen que ver con mi heterogénea trayectoria vital, cuando se cuentan de una manera que me cautive. Siempre he creído que me condiciona la forma de un texto, el estilo de la narración, hasta el punto de sentir placer y de hacer interesante un tema que no me era indiferente previamente. El estilo juega un papel crucial para que un libro pase a ser parte de mí. En segundo lugar, pienso que cuando leemos dialogamos con la persona que escribe, y no siempre se produce una identificación o un vínculo de simpatía. Encontrar libros y autores es tan delicado como encontrar amigos y cultivar la amistad. En tercer lugar, estoy “yo” con todos mis hábitos conscientes e inconscientes que elijo libro y  leo en un momento determinado. A veces la lectura es intrascendente, otras es interesante, y otras es como encontrar un nuevo amigo que reconoces inmediatamente. Escribir y leer se perecen mucho, son fruto de procesos conscientes e inconscientes y muy personales en los que se establece un dialogo entre escritor y lector:

 

Al leer una novela, como al escribirla, cambiamos nuestra perspectiva, y nos sumergimos en el mundo de otra persona para viajar con ella mientras dure el libro. La verdad o la falsedad de la historia radica  en una resonancia que no se articula fácilmente (…) es,  a un tiempo sensual, rítmica, emotiva o intelectual. Esto es posible porque no somos ratas sino seres imaginativos capaces de salir de nosotros mismos y, durante un rato al menos, convertirnos en otra persona, joven o vieja, cuerda o loca, mujer u hombre”

 

Este párrafo de Siri Hustvedt resume perfectamente la cuestión. La lectura es la condición necesaria para la escritura. Cuando leo a Siri escribiendo sobre su escritura me veo a mi misma leyendo sobre mis lecturas, me reflejo en su espejo y necesito darle aliento para que siga escribiendo y para poder seguir leyendo sus libros.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO