Jardín de libros

Toni, poesía en imágenes

 

Mi intención era dar la impresión de que tenía una cámara y un micrófono escondidos en uno de mis bolsillos y que grababa cualquier cosa que se presentara ante mí, despreciando toda jerarquía.

                                                        Jean Renoir

 

Una superficie de agua  en calma refleja, como en un espejo, la barca y la mujer que rema en busca de su final. Este es uno de los fotogramas más hermosos de la historia del cine. Además en Toni hay otras muchas imágenes llenas de belleza y poesía. No puedo dejar de señalar algunas de mis favoritas: las enmarcadas por el puente del ferrocarril, los interiores a los que se entra a través de la ventana y casi todos los primeros planos de los rostros de los personajes mirándose a los ojos.

 Toni (1934) es la primera película de Jean Renoir basada en hechos reales, hasta ese momento, sus filmes partían de textos literarios. Se basó en un suceso localizado en una población próxima a Marsella que conoció a través de la prensa y sobre el que consiguió más detalles aprovechando su amistad con el comisario de policía del lugar. Por esta razón, quiso plantearse otra manera de hacer cine, si partía de acontecimientos reales debía buscar otro lenguaje, debía hacer algo diferente a lo que venía haciendo en la recreación de mundos de ficción.

Jean Renoir inaugura un nuevo realismo inspirado en el carácter social de la temática, en los problemas de los obreros que llegan a esta región industrial desde distintos puntos del sur de Europa: en los conflictos en el trabajo y los derivados de las relaciones entre los inmigrantes de distintas procedencias y sus familias, entre la industria y la agricultura, entre ilusiones y aspiraciones y la terca realidad. Se propone romper los artificios escenográficos clásicos procedentes de convenciones teatrales presentes en el cine de la época.

Este realismo se crea situando las escenas en los escenarios reales, utilizando sonido directo tanto el de ambiente como las voces, además de convertir las canciones populares de los emigrantes en la banda sonora de la película, y finalmente, recurriendo a actores no profesionales. Prefigura un modelo de realismo, o neorrealismo. Se considera esta película como una fuente esencial de este tipo de cine, aunque conviene no olvidar las divergencias con el cine neorrealista italiano.

Jean Renoir huye de las convenciones utilizadas en aquel momento para trasladar poesía a las pantallas. No quiere embellecer el mundo a partir de la estilización, quiere que parezca que no hay intervención, que la realidad se presenta tal como es. La poesía de Renoir está en la forma en que presenta y cuenta un hecho real  con total fidelidad, pero eligiendo los tiempos y el orden en que se exponen los hechos. Convirtiendo en símbolos escenas cotidianas que vincula con conceptos estéticos y filosóficos. El objetivo de la cámara se convierte en fundamental, el puente del ferrocarril que enmarca una escena se vincula con los veloces cambios técnicos que arrastran a las personas, la avispa que pica a Josefa expresa el lazo que existe entre la naturaleza y el sexo, y cuando Toni extrae, del cuello de su amiga, el veneno, se anuncia su trágico destino. Es fundamental, para el director, la colaboración de su sobrino el fotógrafo Pierre Renoir que le ayuda a crear poesía con los las imágenes de lo cotidiano.

La poesía reside en la gran calidad de las imágenes, en los primeros planos de los rostros de los personajes, en esos ojos que se miran, en los encuadres a través de elementos arquitectónicos, en la estación, en el tren que pasa con su sonido natural, en el puente que une lejanos destinos. Jean Renoir en Mi vida y mi cine, reconoce como Toni trasciende su intención de realismo: creyendo rodar una lamentable aventura extraída de la vida cotidiana, relataba, casi a pesar mío, una desgarradora y patética historia de amor. Ese relato que quería ser prosaico, fruto de una cámara y un microfono en el bolsillo, por obra y gracia de la poesía que se impone por el objetivo de la cámara de Pierre Renoir, de los símbolos y de la organización de los hechos en la película, se convierte en una obra poética llena de belleza.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO