Jardín de libros

Ana María Matute y el Unicornio

-Pero entonces oí las pisadas del Unicornio, y oí como aplastaba las hojas  del bosque bajo las pezuñas…

-Los Unicornios no hacen ruido, ni dejan huellas, ni aplastan hojas...

-Pero lo vi: vi como echaba a correr…Y desaparecía. ¿Volveré a ver al Unicornio?

 

Mi mamá me mima. Con esa frase, uniendo esas sílabas e identificando esas letras empezaste a leer. La emoción de esta frase fue, también para mí, el impulso para adentrarse en el mundo de las letras y los libros. Los labios juntándose para hacer las emes eran como los besos de mi mamá y me llenaban de emoción y cariño. Las letras tenían el poder de evocar los sentimientos y de recrearlos en cualquier momento. Decubrimos que habia otra dimensión  dentro de los libros. ¡Eso era magia!.

La experiencia de la lectura te mostró que en la realidad hay dos planos: el sensorial y el de la fantasía que se puede construir con las letras que forman las palabras de los libros: lo que vemos y el Unicornio.

Escuchaste los primeros cuentos de las voces de los que te rodeaban, luego compruebas que las historias estaban dentro de los libros que te leían, hasta que los puedes leer tu sola y descubres todas las posibilidades de sumergirse cuando, como y cuanto tiempo desees. Esa expedición entre las páginas de los libros es una gran aventura, te permite descubrir que eres escritora. Desde entonces tu vida es la literatura, hay muchas historias que contar, mundos en los que la alegría y el dolor se mezclan, como la realidad y la fantasía, la amargura y la magia, la inocencia y la crítica.

Hace mucho, mucho tiempo que no leo ninguno de tus libros, pero siempre ha sido un gran placer empezar, sumergirse y terminar tus historias. Paraíso inhabitado ha sido el último. Estoy deseando releer Olvidado rey Gudú y Aranmanoth y La torre vigía, y…quiero revivir esos cuentos que prolongan y engrandecen los cuentos de Andersen, de los hermanos Grimm y de Perrault,. En el fondo soy la niña que quiere escuchar de tu pluma los cuentos de reyes, jóvenes audaces, bellas y sabias mujeres, brujas y hechiceros una y otra vez. Mi mamá me mima y yo le pido: cuéntame ese cuento otra vez. La infancia no termina nunca.

Espero que Gudú, Ardid, Aranmanoth y Windumanoth te ayuden a cruzar la Laguna Estigia: págale la travesía a Caronte con un cuento para que te lleve a esa orilla del paraíso colmada con los mejores momentos de tu infancia. Estoy segura de que encontrarás el Unicornio.

Desde mi jardín te mando un beso mientras leo como si fuera la primera vez Olvidado rey Gudú.

 

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...

Esperanza | Respuesta 27.06.2014 03:28

Brillante!!!
Recuerdo aquel verano, quizá de mis quince años, en que los libros de la biblioteca me descubrieron una vida nueva. Sigue siendo apasionante.

Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO