Jardín de libros

Ciudad de Cristal

La historia del arte y de la cultura está llena  de artistas que recrean, interpretan, reflejan, se inspiran y piensan la obra de otros artistas. Podríamos hacer un relato sobre la influencia del arte en el arte, y quizás, en esta empresa descubriríamos algunas de las claves de las obras inmortales, de las que se resisten a quedar en los tratados y manuales y siguen entre las nanos de los lectores, ante sus ojos, con la misma frescura que cuando se publicaron o se mostraron por primera vez. Nos sorprendería, también como creaciones de culturas y contextos históricos determinados extienden firmes y saludables raíces en espacios y tiempos completamente dispares y lejanos. Para la mayoría de los estudiantes de nuestro país es un suplicio emprender la lectura de El Quijote, y se elude siempre que se puede valiéndose de las referencias conocidas por todos de esa gran novela. Incluso muchas personas con nivel cultural más bien alto, consideran una pérdida de tiempo su lectura. Sin embargo es una obra de referencia  en la cultura anglosajona y el mundo. Produce una sensación curiosa, difícil de explicar que en las izakayas (tabernas japonesas) aparezcan, como se ve en algunas películas de Yasujiro Ozu, citas de El Quijote  en las paredes.

Todo esto me viene a la mente tras la lectura de  Ciudad de cristal, una de las novelas de la Trilogía de Nueva York de Paul Auster. Ciudad de cristal es un homenaje a la obra cervantina. Sigue el mismo patrón formal, un escritor que traduce las andanzas de un personaje recogidas por otro escritor. Es una  de obra fiel a la tradición barroca de los juegos de espejos. Está llena de guiños estéticos: el nombre del protagonista Daniel Quinn (D. Q.). Su salida al laberinto de la calles de Nueva York, después de vivir aislado de la realidad escribiendo, bajo un seudónimo, novelas policiacas,  para intentar resolver un caso como investigador privado, su caída en la locura,…El encuentro con el propio Paul Auster que está preparando un ensayo sobre el Quijote…..¡Toda una aventura quijotésca!.

Ciudad de Cristal plantea, además, otras interesantes cuestiones a través del caso que investiga Quinn que nos llevan al Paraíso Perdido de Milton, a la Biblia, a Lewis Carrol y a Henry David Thoreau. Tiene otro gran atractivo esta novela de Paul Auster, es corta, se puede transportar fácilmente en el bolsillo y leerla aprovechado la  oportunidad: mientras esperas el autobús, en el metro, en la consulta del dentista, en un banco del parque. Cualquier lugar de la cuidad puede ser un cristal o un espejo para adentrarse en ella.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

27.04 | 03:33

Hola, siento decirte que este majestuoso ejemplar de Samán fue derribado por seguridad el año 2018, según indica un periódico de Hawaii:
https://www.hawaiinewsnow.com/story/37637866/city-to-remove-iconic-monkeypod-tree-in-manoa/

...
21.02 | 12:51

Mi tia siempre nos decía al viajar en coche antes nuestras protestas y cansancios d "tranquilas" queda poco, estamos llegando a Penjamo. Era una niña ...

...
27.12 | 02:42

¡Exquisito jardin!

Gracias por compartir

...
27.12 | 02:40

¡Exquisito jardin!
Gracias por compartir el lado amable de la vida

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO